Saltar al contenido

Todo sobre forex5 Minutos De Lectura

Como Forex se le conoce al mercado de divisas, específicamente a la conversión de una a otra. Actualmente es uno de los mercados con más movimiento en el mundo, al punto de que transan un promedio de 5 billones de dólares cada día.

¿Qué tan amigable es? ¿Se puede acceder y trabajar en él de manera sencilla? ¿Qué se necesita? Continúa leyendo el artículo para aclarar todas las dudas que tengas, y puedas sumarte a este revolucionario sistema.

La palabra Forex es una abreviación de Foreign Exchange (en inglés), aunque también se le puede conocer como FX, Currency Market, o simplemente mercado de divisas en español.

Si usted ha viajado a otro país y ha tenido que hacer un cambio de divisas, usted ha realizado una transacción forex. Mediante el tipo de cambio entre ellas, se determinará lo que usted recibirá en moneda local, basado en la demanda y la oferta.

Pese a que una gran cantidad de operaciones se llevan a cabo por motivos prácticos como, por ejemplo, tener que comprar algo en una divisa que no posea, lo cierto es que la mayoría de los cambios están relacionadas con inversionistas que buscan ganar beneficios.

Este tipo de cambio fluctúa constantemente. En otras palabras, debido a la cantidad de divisas que son intercambiadas a diario, los precios de alguna de ellas pueden incrementarse de manera muy drástica. Es esta una de las razones por las cuales forex resulta como una excelente opción para los inversores.

Esto sirve para que tengan más oportunidades de incrementar sus beneficios, aunque también aumentan los peligros. Sobre eso se hablará más adelante.

Te Pude Interesar
Cómo usar Bitcoin y no morir en el intento

Cómo funciona el mercado de divisas

El trading forex no se efectúa en mercados tradicionales, sino de manera directa a través de un mercado extrabursátil, denominado en inglés Over The Counter (OTC), que podría traducirse como “sobre el mostrador”.

Este mercado de divisas se maneja a través de una red de bancos globales, establecidos en cuatro diferentes zonas horarias: Nueva York, Londres, Tokio y Sídney. Debido a que no existe un espacio físico mediante el cual se deban llevar a cabo las transacciones, estas pueden tramitar las 24 horas del día.

Existen tres tipos de mercados de forex, los cuales se detallan a continuación:

  • Mercado forward de forex: Se fija un contrato para adquirir u ofertar una cantidad fija de divisas a un precio determinado. El vencimiento ocurre en una fecha futura fijada.
  • Mercado al contado de forex: es el intercambio físico de divisas que ocurre en el momento en el cual la operación se liquida, o luego de un margen de tiempo pequeño
  • Mercado de futuros de forex: Se establece un contrato para adquirir u ofertar una cantidad de divisas a un costo determinado, en una fecha futura acordada. Es similar al forward, pero con la diferencia de que este contrato es legalmente vinculante.

Vale la pena destacar que a la mayoría de los inversores de forex no les conviene recibir las divisas de manera física. Su meta es que, gracias a sus predicciones sobre los tipos de cambio, puedan obtener beneficios según los movimientos del mercado. Claro, para llegar a este punto debe tener cierto grado de experiencia.

Trading online

Existen varias maneras de trabajar con forex, pero todas tienen la misma premisa: adquiriendo una divisa y, al mismo tiempo, vender otra. En principio las transacciones se hacían mediante un bróker tradicional, pero ahora existen una diversidad de proveedores online.

Te Pude Interesar
¿Qué tan viable es vivir del Forex?

Gracias a estos tradings online, los inversores pueden obtener mayores beneficios por las variaciones en los precios de las divisas.

Muchos traders utilizan productos apalancados, tales como los CFD, barrera, turbo y vanilla, que permiten abrir una posición dando como abono solo una pequeña fracción del valor de ella sin tener el activo subyacente. En otras palabras, tendrás tu jugada cuando pienses que el mercado vaya a tener una subida o bajada.

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, pese a que los productos apalancados pueden aumentar las ganancias, también puede ocasionar la pérdida si el mercado se mueve en tu contra. Es una apuesta muy delicada, así que no es recomendable para todos los traders. Aun teniendo mucha experiencia se pueden sufrir reveses.

Seguridad y legalidad

Cuando una persona escucha hablar por primera vez sobre forex inmediatamente piensa que es una estafa. ¿Lo es? Para nada. El mercado forex es completamente legítimo y el más grande del mundo.

Sin embargo, se han presentado casos de esquemas comerciales y brókeres de forex que son estafas. Para no caer en ellas, es importante realizar negocios con una persona que esté regulada.

¿Es seguro? Sí, pero, como en cualquier negociación, no está libre de riesgos. Se puede perder dinero si no se tiene disciplina y no se toman las medidas necesarias de prevención. Hay que dejar claro que transar con brókeres no regulados no es una opción segura.

Otra inquietud muy común es sobre el trading de forex es ilegal. No, de hecho, es legal en casi todos los países, con ciertas regulaciones en cada uno de ellos.

Te Pude Interesar
¿Qué tipos de costos tiene una tarjeta de crédito?

En Estados Unidos, por ejemplo, el trading de CFDs es ilegal, y no está disponible para los estadounidenses. Pero el trading de Forex en sí, si es permitido.

A diferencia de Forex que solo incluye monedas, los contratos por diferencia (CFDs) abarcan otros tipos de activos, como acciones y materias primas, además de monedas.

El mercado de divisas no está libre de impuestos. La forma en la cual se establecen los impuestos es diferente en cada país. La mayoría de las veces están relacionadas con las ganancias de capital.

Requiere paciencia

El trading de Forex es sencillo, pero requiere paciencia, dedicación y esfuerzo. Para tener éxito se necesita tener un estilo de negociación que se adapte a su personalidad, y desarrollar su propio enfoque para transar.

La mayoría de los traders de Forex fallan porque inocentemente comenten el error de pensar que se puede lograr el éxito de un día para otro, haciendo que no manejen los riesgos de manera adecuada.